jueves, 18 de septiembre de 2014

Eres simplemente tú.

Eres ese perfecto caos que cada segundo se alimenta de mi cafeína,
esa invención que no ha sido inventada por nadie,
que aparece tan efímera,
de la nada,
y te hace palpitar más que en toda tu vida.

Eres ese perfecto caos que destruye océanos con sus miradas,
llora pequeñas lunas nuevas,
y mueve la muñeca al mismo compás que el ritmo de su canción favorita.

Eres ese perfecto caos que con sus notas te hace sentir esa sensación de vacío,
que ni en Grecia, Francia y Suiza no se ha visto todavía,
y que dentro de mucho tiempo no va a volver.

Eres ese perfecto caos que atrapa a sus víctimas con sus poemas,
las convierte en poesía y gira en círculos alrededor de sus versos,
convirtiéndolos y llenándolos de alegría,
que tanto les había hecho falta.

Eres tú, y simplemente tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario